Miércoles 05.08.2015  |  Buenos Aires + T 25.9° H 40%

Argentina en Noticias - Inicio

Secretaría de Comunicación Pública - Presidencia de la Nación

   28.01.2010

SUBE, la tarjeta para viajar

El boleto electrónico beneficia a más de 11 millones de pasajeros que utilizan el servicio público de transporte. Ya se utiliza en los subtes, los trenes Urquiza y Belgrano Norte y se sumaron más líneas de colectivos.

ENVIAR NOTA


Imprimir
Enviar Nota
Agrandar fuente

La forma de viajar en el área metropolitana está cambiando. El boleto electrónico para colectivos, trenes y subtes llegó para quedarse y beneficiar a los más de 11 millones de usuarios diarios que utilizan estos medios de transportes para ir a trabajar, al colegio, la universidad o simplemente moverse de un lado a otro de la ciudad. El Gobierno está implementando el Sistema Único de Boleto Electrónico, conocido como SUBE, cuya puesta en funcionamiento demandará aproximadamente 150 millones de dólares. Desde el 22 de enero, se sumaron 15 nuevas líneas al servicio: 28, 6, 12, 23, 39, 102, 150, 151, 168, 86, 57, 88, 129, 194 y 195.

Los beneficios del SUBE
Son múltiples y alcanzan tanto a la población en su conjunto, como a las empresas de transporte y a todo el Sistema de Público Urbano y Suburbano de Pasajeros. 

El SUBE surgió como una solución para la falta de monedas. A partir de este nuevo sistema, los usuarios no tendrán que peregrinar más en busca del dinero exacto para realizar cada viaje. El funcionamiento es sencillo. Las tarjetas electrónicas podrán recargarse en las terminales de colectivos, trenes, subtes y en comercios adheridos. Las cargas podrán hacerse desde los dos pesos con un máximo de 100 pesos por tarjeta. 

En caso de que los usuarios pierdan el pase, el sistema informático del SUBE cuenta con el registro de todos los movimientos de la tarjeta, por lo que los usuarios podrán recuperar la suma ya acreditada. Por eso, a la hora de solicitar la tarjeta, se solicitan los datos personales de los usuarios. Las tarjetas son personales para resguardar el dinero de los pasajeros. 

Las lectoras instaladas en los medios de transporte descontarán el valor del viaje y, cuando haya algún sobrante, se podrán utilizar monedas para completar el valor o realizar una nueva recarga. Además, el sistema permitirá la discriminación de tarifas para estudiantes o personas discapacitadas, dado que cuentan con un chip que admite hacer esa distinción, a diferencia del sistema de banda magnética que hoy se utiliza en el subte y en algunas líneas de colectivos.

Las empresas de transporte también serán las grandes beneficiadas, ya que mejorará  las condiciones de seguridad dentro de las unidades de transporte, dado que no se requiere manipulación de dinero y se incrementará la calidad del transporte público, al minimizar el congestionamiento de los usuarios que intentan conseguir boletos en las paradas y dentro de las unidades. 

@bloque@
 
Subite al tren, subte o colectivo
En el caso de los colectivos, una vez dentro de la unidad que esté adherida al SUBE, los usuarios deben indicar al chofer su destino tal cual se realiza en la actualidad y apoyar la tarjeta magnética sobre la lectograbadora. La máquina leerá la información y le indicará el saldo restante. Funciona de la misma manera que las tarjetas de los subtes. Actualmente, son siete las líneas de colectivos que operan con el nuevo sistema: 5, 8, 50,61, 62, 101 y las flamantes que se sumaron, 28, 6, 12, 23, 39, 102, 150, 151, 168, 86, 57, 88, 129, 194 y 195.

Para viajar en subtes, el sistema no difiere mucho de la actual tarjeta Monedero. En este caso, las lectoras no tienen que discriminar el tipo de pasaje ya que el costo es el mismo para todos los viajes. Todas las líneas de subterráneo funcionan con el SUBE: A, B, C, D, E y H.

En los ferrocarriles integrados al SUBE, los usuarios deberán pasar su tarjeta dos veces en las estaciones habilitadas, tanto en la estación de origen como en la de destino. Por ejemplo, si el costo del viaje realizado fuera inferior a la tarifa máxima, la diferencia se acreditará a favor de los usuarios. Cada pasajero podrá abonar un sólo pasaje por viaje. Actualmente, el SUBE funciona en las líneas Ferrocarril Urquiza y el Belgrano Norte: estaciones Lacroze, Lynch, Lourdes, Tropezón, Bosch, Martín Coronado, Rubén Dario, Ejército de los Andes, Lemos (Urquiza) y estaciones Retiro, Aristóbulo del Valle y Boulogne (Belgrano Norte)
En su etapa inicial, el SUBE convive con los medios de pago vigentes: monedas y tarjetas magnéticas. El servicio irá creciendo hacia toda la red de transporte de la región metropolitana. En definitiva, este moderno sistema de boleto electrónico permitirá viajar en Capital y Gran Buenos Aires, donde conviven siete líneas de ferrocarril, seis líneas de subterráneos y un sistema de colectivos compuesto por más de 170 empresas operadoras, 342 líneas, más de mil ramales y 17.100 vehículos. El SUBE llegó para quedarse y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos mediante la integración eficiente del transporte público.
 
La participación de las PyME en el SUBE
Las pequeñas y medianas empresas participarán del Sistema Único de Boleto Electrónico. Será en la segunda etapa de su implementación. En una primera instancia, la Secretaria de Transporte licitó 10.000 máquinas validadoras, donde sólo pudieron participar las compañías internacionales o aquellas con un gran soporte financiero detrás (ver licitaciones). Sin embargo, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, junto al titular de la cartera de transporte, Juan Pablo Schiavi y la presidenta del Banco Nación, Mercedes Marcó del Pont, acordó la inclusión de las pymes para la adquisición de las próximas 7500 validadoras del sistema SUBE.
 
En los próximos meses, las empresas nucleadas en la CADIEEL –cámara de industrias electrónicas- presentarán un “prototipo argentino” de validadora de tarjetas para integrarse al proyecto. Además, realizarán la adaptación de los sistemas de boleto electrónico que ya están en funcionamiento en el área metropolitana para adaptarlos a la iniciativa ya implementada por la Secretaría de Transporte.

Las empresas nacionales tienen el know how suficiente para ser proveedoras de esta tecnología. De hecho, se vienen preparando desde que se implementaron las máquinas que funcionan con monedas, hace quince años.
 
Un ejemplo: Coin Control posee implementaciones  en más de 70 empresas de transporte en Argentina, superando las 6.000 expendedoras. Sus equipos de producción nacional ya están instalados y funcionando en Capital Federal, Buenos Aires, Jujuy, Córdoba, Santa Cruz, Tierra del Fuego, Neuquén, Formosa, Chubút, Tucumán, Corrientes, Río Negro y Misiones.
Las PyME locales son empleadoras de mano de obra intensiva, por lo que su inclusión dentro del SUBE redundará en el fortalecimiento de la industria nacional y la multiplicación de los puestos de trabajo para el sector, además de los beneficios para los usuarios que dejarán de utilizar monedas para viajar. Una suma donde todas las partes involucradas tienen algo para ganar.

Imprimir
Enviar Nota
Agrandar fuente

Prensa TV

Fiesta Popular de la Integración en Plaza de Mayo

En el marco de la ‚ÄúFiesta Popular de la Integraci√≥n‚ÄĚ, que comenz√≥ con la visita del presidente de Bolivia, Evo Morales, y el descubrimiento del monumento a Juana Azurduy, se llev√≥ a cabo el s√°bado 18 de julio del 2015 el desfile de las Colectividades en los alrededores de Plaza de Mayo, organizado por Presidencia de la Naci√≥n.

ÚLTIMOS VIDEOS